la mafia se reacomoda

Flor roja. Foto : Xavier Valcárcel

CANTO A LA MADERA

Rosina Valcárcel

(Tras soñar con Pablo Neruda)

Publicado: 2018-12-22


(Tras soñar con Pablo Neruda)

Con mi juicio leve, con tus meñiques

con torpe rocío lánguido arriado

te caes ante la belleza de la flor siempreviva

a un obstinado clima de duelo o adiós

a una borrada pieza perdida

a un ramillete de plantas inconsolables.

Nos hundimos en la nube intermedia

en los devastados entes

y miras sabandijas y vigilas selvas

de ocultas maderas fragmentarias

y circulas entre frescas fibras desgajadas

a la viva amada de jade, quid, y mutis.

Blanda masa, oh flor de aletas rotas

en tu naufragio mis corolas subo

con límites pesados de carmesí mareo

y en mi templo firme te hincas

acercando mis labios con los de un ángel.

Es que existes ante mi gama de cosmos

ante tu agotada espada caída

ante mis almas mezcladas

ante mi quieta multitud.

Eres tú ante mi onda de aromas cayendo

cubierto en verano y entereza:

somos iniciando un viaje imaginario

entre tus puntos áureos

soy yo con mis quejas sin raíces

sin frutos, insomne, solitario

ingreso a lóbregos salones

alcanzando a mi cuerpo recóndito.

Distingues mi corriente vacía menearse

veo subir tus suspendidas manos,

escucho tus arbustos atlánticos

chasquear de tarde y saña atrevidos

y abrigo caer hojas secas hacia dentro

uniendo materia prima impúdica

a mi pausa indefensa.

Ojos, líneas, círculos de gracia

juramento, fiebre taciturna

flechas confusas a nuestro cuerpo postrado,

entes sonámbulos en mis labios finos.

Una mirada que fue una pincelada fugitiva.


Lima, 5: 30 pm., 22 diciembre 2018.






Escrito por

Rosina Valcárcel Carnero

Lima, 1947. Escritora. Estudió antropología en San Marcos. Libros diversos. Incluida en antologías, blogs, revista redacción popular, etc.


Publicado en