Yo me quedo en casa

Rosas para Gloria

Gloria Mendoza Borda: Mi Abuela, mi Patria

Rosina Valcárcel

Publicado: 2019-01-01


          El reciente libro cálido de la apreciada amiga puneña, Gloria, Mi Abuela, mi Patria, Lima Arteidea 2018, es un ramillete compuesto por dieciocho poemas que tantea la estirpe materna en la evocación, en las aficiones y clarividencias. 

Si bien se encuentran pinceladas de esta búsqueda en la mayoría de sus obras, es en esta en que sus huellas se perfilan con claridad, asevera tenaz la colega Carolina O. Fernández.

El título atestigua y precisa la poética de afirmación identitaria descolonial. El yo poético se reencuentra con Sollata, la comunidad campesina y el territorio que la vio llegar a la tierra y con el tronco materno a través de la abuela en su imperativo siendo en el ámbito simbólico (dixit, O. Fernández).

Si bien el planetario alimento materno, de aseveración, fue desgajado cuando la alejaron del territorio de la abuela Gumercinda, su figura ha estado y está latente hasta mudarse a su cara patria grande.

Leamos el texto perceptivo de nuestra compañera Mendoza Borda:

Ella fue mi madre grande. Mi primera artista en vivo

Jamás la olvidaré

Creando muñecas de trapo para mí

Esbozando los ojos negros, la boca socarrona

Las chapas rojas

Haciéndole vestidos para que juegue

Con imaginarios zorros de los cerros

Gustaba esbozar paisajes andinos

Con aguja y dedal

Su taller junto al fogón (poema II, p. 21)


Lima, Martes 1° de enero de 2019


Escrito por

Rosina Valcárcel Carnero

Lima, 1947. Escritora. Estudió antropología en San Marcos. Libros diversos. Incluida en antologías, blogs, revista redacción popular, etc.


Publicado en